Foto Gtza. Hipódromo de Palermo

Emotiva despedida de Altair Domingos

Cómo no emocionarse al escuchar su voz quebrarse. Cómo no vincularlo inmediatamente con el dolor del Kun, cuando también anunció su salida del deporte. Alrair Domingos se supo la celeste y blanca para anunciar oficialmente su retiro de la profesión de jockey, pero el hombre hace muchos años tiene puesta la camiseta de Argentina.

Se baja Altair de los caballos por recomendación médica. Una lesión irreversible en el nervio óptico producto de una caída lo aparta de su arte. El turf pierde un jockey eximio, acaso ganará un gran entrenador.

Palermo lo agasajó en la tarde del lunes montándole un escenario para que se despida del público.

"Nunca me voy a olvidar de las carreras ni de los amigos que coseché. Estoy muy agradecido al turf argentino", dijo con voz quebrada.  

Estuvo acompañado por Antonio Bullrich, presidente de la Comisión de Carreras, y el doctor  Octavio Arakaki, del Servicio Médico del Hipódromo de Palermo quien lo atendió desde el primer momento de su accidente y explicó que “la lesión del nervio óptico, lamentablemente, no es recuperable”. 

En este contexto, Altair respondió preguntas de los periodistas y despejó una duda recurrente: cómo seguirá su vida tras retirarse del Turf. “Todavía no sé, tengo varios proyectos, pero seguro que algo con los caballos”, comentó, aunque no supo decir si será en Argentina o Brasil. Además, manifestó qué destaca de este país: “Yo corrí por todos lados, pero nadie tiene la sangre que tienen los argentinos por los caballos de carrera y eso me encanta”. 

Acompañado por su mujer, embarazada de cinco meses, Altair Domingos se mostró muy  emocionado y recibió dos presentes: un cuadro coronándose campeón con Hi Happy en el Gran Premio Nacional 2015 y una copa otorgada en representación de la Asociación Gremial de Profesionales del Turf.