Miss Eder volvió a ser la que era

Volvió a ser la que era Miss Eder, la de antes del bajón; incluso mejor a la versión del mes pasado, cuando ganó un handicap en la arena de San Isidro.

La mejor Miss Eder está de vuelta y domina de punta a punta, como en aquel Biaus donde coronó tres éxitos al hilo.

Ahora se impuso en el clásico Chile (G2) para que el jockey Gerónimo García llegase a las 500 victorias. Fue la sexta de la yegua, anticipo de las por venir si se mantiene en esta línea de rendimiento.

Omar Labanca es de los pocos entrenadores que suelen ir con prismáticos al hipódromo. Le preguntan dónde vió ganadora a Miss Eder y aseguró que por los 1200 metros. Allí Miss Eder corría firme adelante, resistiendo a Marquesa Key, la rival más calificada del grupo.

La recta de Palermo es un corredor por donde anda todas las mañanas. La arena del centro es su suelo preferido. El césped de la Copa de Plata no la trató bien. Difícil que vuelva a San Isidro para probarse otra vez en esa cancha.

Marquesa Key perdió por un cuerpo y medio; nadie festeja las derrotas, pero hay algunas que duelen menos.