El argentino Prelude Rye ganó la Polla de Potrillos en Uruguay

Llegó de año a Uruguay Prelude Rye, seleccionado por Irene Guimaraes en La Leyenda de Areco para Raúl Benitez en 2019. Se terminó de criar allá el hijo Catcher in the Rye en una madre Tapit, nada menos.  Flor de pedigree tiene el flamante ganador de la Polla de Potrillos, en Maroñas, por la cabeza sobre Pingo en un final de aquellos. 

Cuando entró en el stud de Pablo González, el año pasado, descubrieron pronto que tenían un diamante en bruto. Supero bien la doma, lo debutaron en Las Piedras. Ganó sin pegar. Después vino la confirmación en Ituzaingó. Desde entonces  lo están puliendo. 

 La Polla de Potrillos tuvo un lote de quince caballos; ergo, había que superar a catorce antes de sacarse la foto y cada uno era una amenaza distinta. Por los 300 metros finales habían siete con chance al menos de llegar a la hazaña. El triunfo era una moneda en el aire … o toda una alcancía.

 Prelude Rye corrió en la mitad del pelotón en los instantes previos a inspirarse en la recta. A su lado ya iba Pingo, como cuando salió de perdedor la condicional de Maroñas. 

En el clásico Haras del Uruguay, el argentino naturalizado uruguayo trató de ganar haciendo todo de un esfuerzo; lo atraparon en el final. Ahora pasó de presa a predador.

Pablo González ya anunció el próximo paso: correr el Jockey Club. Hay chances, pues, de tener un Triplecoronado.

La Leyenda de Areco festejó a dos puntas con 24 hs de diferencia, pues venía de ganar la Polla de Potrancas de Palermo con Carta Embrujada. 

Como muchos patrones en Uruguay, Benítez confió en el ojo clínico de Irene Guimaraes para seleccionar  caballos; también en el haras de los Stein, a quien la semana pasada le compraron una Holy Boss en madre Forestry, para el año que viene.