Vuelve el público a San Isidro, con ingreso controlado

Desde el sábado próximo, las carreras del hipódromo de San Isidro volverán a ser presenciales para una cuota de público que pueda acreditar estar vacunado contra el Covid19. 

 

Habrán pasado, entonces, más de 500 días desde que el hipódromo cerró para los aficionados cumpliendo todos los decretos firmados tendientes a minimizar el contagio de la enfermedad hasta esta nueva reapertura controlada.

 

Desde el sábado, los visitantes del hipódromo de San Isidro deberán certificar haber recibido al menos  una primera dosis de la vacuna y en caso de no tenerla se invitará a los mayores de 18 años con domicilio en la provincia a aplicarla el vacunatorio del Tattersall, entrando por Marquez y Tellier.

 

La jornada hípica del sábado contará con pozos millonarios, Rueda de la Fortuna y la resolución de los grandes premios 1000 y 2000 Guineas, para potrancas y potrillos respectivamente.

 

La vuelta de la afición a San Isidro de manera controlada es una buena noticia para el deporte, el espectáculo y la industria, y se encuadra en una modalidad que se verá a menudo.

Los espectáculos sólo aptos para vacunados llegaron para quedarse, incidiendo, probablemente, en la población que hoy duda en inocularse, más allá de generar algunas polémicas.

Inclusive, la provincia de Buenos Aires acaba de ampliar el aforo de actividades culturales con personas vacunadas.

La tendencia también avanza en el mundo.

Broadway, por dar un ejemplo, exigirá que el público esté totalmente vacunado y porte mascarillas en sus espectáculos.