Ciudad de la Furia, por intrépida, valiente, guapa, aguerrida, batalladora...

En quince días Ciudad de la Furia salió de perdedora y se hizo ganadora clásica. Corrió el Luis María Campos (GII), que desemboca en la Polla, casi a las apuradas. Pedirle dos esfuerzos a una potranca en menos de un mes obliga a arriesgar; quizá no sea lo más aconsejable, pero a veces el calendario clásico lleva por delante.

Ciudad de la Furia ganó como en su debut sobre 1400 metros, pero ahora en la milla. Lo hizo por guapa, aguerrida, valiente, luchadora, combativa,  decidida. Uso todos los sinónimos de intrépida cuando Super Zan le planteó batalla, obligándola seriamente a usar el último cartucho.

Cuando iban cabeza a cabeza y el éxito estaba para cualquiera de las dos, Ciudad de la Furia, que es una hija del coloso Equal Stripes,  cambió de mano para encontrar una nueva aceleración.

Habla Mayasky Neer. "Creí que era buena antes del debut y nos dejó una grata impresión. Había poco tiempo para esta carrera, pero son las obligaciones que tenés que asumir cuando querés correr las carreras buenas. Era la preparatoria para la Polla y la verdad es que mostró un coraje fantástico, con una manera de correr que te hace ilusionar. Contento también por los propietarios, muy amigos míos. Ahora hay que ponerse a trabajar para los nuevos desafíos". Y en esos próximos retos incluye a Storefront, el segundo en el Cané.