Foto Gtza Hipódromo de La Plata

Agua Máxima ganó como quiso en La Plata

No hay mejor potranca que Agua Máxima entre las que compiten en el Bosque. Tiene la vaca atada, sobra la categoría. Va invicta allí. Volvió a demostrarlo ahora en el Clasico Miguel Morales (GII), antesala de la Polla. Le ganó como quiso a la tordilla Kume, cuya desgracia es haber nacido en el mismo año en que lo hizo la yegua de Francico Fraguas. Su potencia tambien la sufrió de nuevo Merry Laurent,anteriormente primera en el Aristegui (GII).

La pregunta es si le apuntará al primer paso de la Triple Corona platense o se tirará a la de Palermo, donde perdió el Juvenile Fillies de las Estrellas, no sin antes mandarse un carrerón.

Cambió de jockey esta vez, pero no se notó en el resultado. La montó William Pereyra en lugar de Francisco Gonçalves, accidentado en la tarde del lunes en Palermo, donde sufrió la fractura de si tobillo derecho.

No fue un triunfo de punta a punta porque William no lo buscó. Fue por dos cuerpps y medio mentirosos, pues no reflajan su verdadera superioridad. Ganó parando la potranca de los 430 kilos.

La Frontera -colores de Fraguas- va cuarta en la estadística general de caballerizas. Interdetto, el padre de Agua Máxima, y Peceable, su madre, corrían para La Frontera. Es la primera cria en competir de aquel padrillo ganador clásico. Una Señorita, la madre de Peceable, tambien era de Fraguas, como Braise, su bisabuela.