Fue un éxito la venta conjunta de Don Florentino y La Valkiria

Es un placer verlo rematar caballos al Gringo Grimaldi. Le pone onda, ganas, cariño cuando busca compradores para los pingos que ha criado en Don Florentino, o los de La Valkiria, como en la venta conjunta realizada el sábado pasado.

Grimaldi recomienda, estimula, sugiere, invita, engolosina a los clientes -que en muchos casos lo son de toda la vida- a llevarse un caballo. Y si por esas cosas de la billetera se van con las manos vacías, el Gringo habrá hecho todo para que vivieran la experiencia.

Fue un éxito desde lo comercial y lo emotivo la Gran Subasta de Otoño. Ver los caballos allí criados es como presenciar una expo de arte. Pedigrees probados y ni un pelo de desparejos.

"Un millón cuatrocientos noventa y cinco mil pesos de promedio con los potrillos de dos años es muy bueno, sobre todo en este contexto de pandemia, con algunos hipódromos que en el interior no hacen carreras y gente cuyos negocios aún no les funcionan. Haber vendido así nos llena de satisfacción y nos da empuje", cuenta Luis Grimaldi en el post remate.

El precio máximo de la subasta lo hizo Euro Trip, un hijo de Qué Vida Buena (foto) vendido en $3.700.000.

Asimismo, la potranca Vida Callejera, por el mismo semental y hermana del ganador de Grupo 1 Perro Callejero, se pagó $2.575.000.

Fue una gran venta, con una pequeña cuota de público presencial en La Francia y el resto conectado por Internet. Con El Gringo haciendo lo que le gusta: manejar el martillo. Y eso le hace disfrutar la vida.