Balance positivo de las Estrellas

Más de 75 millones de pesos se apostaron durante la reunión de las Carreras de las Estrellas este pasado sábado en Palermo, en un programa hípico que a la luz de los resultados puede considerarse como un éxito económico, deportivo y mediático. El volumen de juego estuvo en niveles altos, similar a los  registrados para otras fechas con grandes premios, como la del  República Argentina y el 25 de Mayo. Entonces se confirmó aqueĺlo de que los buenos espectáculos atraen el interés del público apostador, aún en tiempo de pandemia.

Estas Estrellas tuvieron inmensos caballos en la pista e historias para ser contadas y cuando así ocurre se transforman en imanes que atraen la atención.

Ganaron representantes de Buenos Aires y del interior; de grandes caballerizas y de studs más modestos. De dueños potentados y de otros donde se juntan tres o cuatro amigos para pagar la pensión. Hubo Estrellas para todos y esta bueno.

También quedó en evidencia lo importante de anotar en el programa de la FEAR. La invicta Tropeadora no lo estaba y debió pagar un suculento enganche para poder correr el Juvenile Fillies. Lo mismo hubiese ocurrido con Strategos.

Dicho sea de paso, a fin de  julio vence el plazo para el pago de la Cuota Criadores producción 2020. 

El programa tuvo una importante cobertura mediática por la prensa profesional especializada y la de los cibernautas que calientan la previa vía redes.

La TV Pública entregó una cobertura de una hora en vivo desde Palermo, llevando las Estrellas a las pantallas del interior del país donde quizá haya más burreros que en la zona AMBA. La transmisión mezcló datos duros para el conocedor y algo de candor para los no iniciados.

Las Estrellas del futuro están siendo pensadas ahora mismo. Se evaluará un regreso a San Isidro, para que los caballos pasteros también tengan sus chances, como era al principio; acaso se piense en vincularlas con las pruebas de la Breeders' Cup, a cuya imagen y semejanza nacieron hace 37 años, o unir los dos Sprint en uno.

Mil personas las disfrutaron esta vez, distancia social mediante en Palermo. Es de esperar que en las de 2022 estamos todos. Y ya  sin tapabocas.