Foto Gtza. Hipódromo de Palermo

Ché Capanga ahora es el dueño de la vara

Cualquier caballo capaz de batir a Power Up es un caballo que sirve. Power Up es uno de los referentes de los clásicos de la milla. Derrotarlo es relegar a un pingo dueño de dos Grupo 1. 

Power Up otra vez puso la vara bien alta y ahora Che Capanga la saltó para imponerse en el Gran Premio Estrellas Mile (G1), un gran premio ganado justamente por Power Up el año pasado.

En rigor, Power Up quedó cuarto, detrás también de Bouquet Key y Es Torrent, relajándose sólo en los metros finales.

Che Capanga le agarró la mano a esto de ganar carreras. Lleva tres seguidas, cuenta seis en total. A sus cinco años y con una campaña corta, parece tener mucho por hacer en los hipódromos.

Corrió en la mitad del pelotón, sin hacer mucha fuerza durante la primera mitad. No es el hijo de Manipulator uno con gran velocidad inicial. Lo suyo es la explosión.

Venía adelante Power Up cuando el grupo entró en el derecho de los gritos, acallados ahora por la poca concurrencia de público. Che Capanga venía a cinco o seis cuerpos. Descontar tanta diferenciaba contra un puntero que no se para es doble trabajo. Hay que ser un segundo más rápido que el de adelante en el último segmento.

Che Capanga lo fue. Descontó, alcanzó y pasó, dejando también atrás a Bouquete Key.

La vara alta ahora la ubica Che Capanga. Habrá que ver próximamente quién la puede pasar.

 

Un saludo,

Julio Guimaraes