Miriñaque vs Village King: cuando sin correr ya ganaron

Como en aquellas películas de finales abiertos donde en lugar del tradicional The End se lee To be continued, la historia de Miriñaque seguirá este sábado en San Isidro. 

El tordillo correrá en el Gran Premio 25 de Mayo, presentándose en un hipódromo argentino luego quince meses de ausencia. Se fue a probar suerte afuera el año pasado. Visitó circuitos de los Estados Unidos. Pasó por el Este y el Oeste. También por la zona  centro. Tomó otro avión y al bajar era Arabia Saudita. Participó de contiendas millonarias. Fue representante argentino en el exterior. Volvió a USA. Hizo cuarentenas. Volvió al país. Volvió a entrenar. Está nuevamente disponible Miriñaque para el turf nuestro.

Caballos como Miriñaque es lo mejor que le puede pasar a un propietario. Es el sueño cumplido. En su caso, la peor performance en la Argentina fue un cuarto puesto en un gran premio. ¡Quién pudiera ser cuarto en el Jockey Club, por Dios! Perdió carreras; como casi todos. Uno quisiera que ganara siempre, hasta cuando le juega en contra. No es común que ocurra. 

Village King es el otro que se fue y vino. Se fue al país del Norte en 2018 y regresó en 2020 con victoria para contar. Salió de aquí con el antecedente de haber ganado la segunda instancia de la Triple Corona frente a otro caballo que también emigró y volvió para ser padrillo  En su caso las segundas partes fueron buenas. Muy buenas. Excelentes.

Quizá hoy uno pierda. Podría ocurrir con los dos. O que empaten. El resultado siempre importa. ¿Siempre? 

 

Un saludo,

Julio Guimaraes