Fabulosa. Tropeadora puso la vara bien alta

Padre y madre brasileños tiene Tropeadora, criada por -todos de pie- Santa María de Araras. Tiene el paso arrollador de las potrancas buenas; de las que correrán Acebal o Selección. ¿Ganarlos? Bueno, es temprano para jugarse a dar una respuesta pero digamos que ha comenzado a trabajar para ello.

Marcha invicta en el césped de San Isidro; ahora ganó en la milla del Gran Premio de Potrancas (G1), por tres cuerpos sobre Lindavelesolta, una potra con intenciones, también, de quedarse con clásicos importantes a lo largo del año. 

Es cría del brasileño Daniel Boone y Top Road, una hija de Signal Tap que entrenaba Maldotti para el haras de Bozano.

Amar Azul fue la liebre a la que siguió Tropeadora para cazarla en los 300 finales. Si esa puntera no hubiese estado en la partida, ganaba de punta a punta.