Doping. El cuento de nunca acabar

Parece el cuento de nunca acabar. Otra vez entrenadores suspendidos porque sus caballos fallaron en las pruebas antidoping.

La Plata suspendió por un año a Miguel Alejandro Diaz, porque se le detectó lidocaína a Va Liza y el hombre tiene antecedentes.

Nueve meses a César Zapico por el positivo a procaína de Laten. El cuidador marplatense también registra otros casos similares en su currículum.

Nueve meses a Horacio Torres, responsable de la actuación del potrillo Magnificent en el clásico Doyhenard, que ganó y dio positivo a procaína en su análisis. Magnificent fue distanciado y el primer puesto adjudicado a Lofoten.

Gustavo Sereno también fue suspendido por nueve meses, por hallarse metabolito de acepromacina en la ganadora Honey Girl.