Foto gentileza Hipódromo de San Isidro

Ganó Village King y elevó la vara / Don Guima

Village King ganó el clásico Porteño como si se tratara de una carrera europea. En el pasto y galopando la primera milla  sin apuros para darse prisa en los 800 metros finales.

Caballo eterno Village King. Caballo adulto, fogueado y con oficio. Caballo recuperado físicamente para la competición. Caballo para disfrutar, aplaudir, premiar.

Ganó el Porteño por medio cuerpo, resistiendo la atropellada de Winter Guest, cuya embestida le hubiera permitido imponerse en cualquier otro final donde no estuviera involucrado el hijo de Campanologist.

Los últimos 200 metros fueron tan intensos para Village King como los de los grandes premios Martínez de Hoz y Pellegrini, donde ganó o fue segundo.

Llamado a echar el resto para defender la punta lo hizo, con un jockey que usó la fusta de derecha e izquierda, buscando reacción.

Village King es  2400 metros, pasto y San Isidro. La misma combinación del Gran Premio de Mayo.

Winter Guest probablemente se anote en esa. Merece probarse allí. Si logró exigir a uno de los mejores fondistas del país, aquella carrera seguro que no le quedará grande. 

Village King corrió detrás de Solo Candombe, pasando los primeros 1200 en 1.17.20 según el cronómetro del hipodromo y para la segunda mitad hizo 1.12.70.