(Crédito: Dubai Racing Club // Mathea Kelley)

Ni los mejores del mundo ni los peores de todos / Don Guima

 No pudo ser. No alcanzó. Resultaron un golpe a la ilusión las participaciones de Ajuste Fiscal y El Patriota en la Dubai World Cup y el UAE Derby, respectivamente. Ser Caballo del Año en Uruguay o ganador del Nacional sirvió de poco en Meydan, hablando con el resultado en la mano. Ninguno fue prepotente. Más bien mansos.

Como estaba previsto, El Patriota corrió entre los de atrás pero le faltó explosión en la recta final y cruzó octavo de un potrillo de Godolphin con futuro de Kentucky Derby.

Ajuste también apostó a una atropellada que nunca llegó, para terminar en la misma posición en la Copa del Mundo.

Una primera mirada, en caliente, mostrará que se perdió y lejos. Pero un análisis más frío recogerá como positiva la experiencia de haber llegado a la reunión cumbre de Meydan andando por un camino nuevo para los sudamericanos como es el de llevar un contingente de caballos al Carnaval temprano, haciéndoles notar lo menos posible que estaban lejos de casa. Todo bien hecho. Se trató de no dar ventajas. Después ganar o perder en la pista es producto de la competencia, de la calidad de cada ejemplar. Mayormente, se imponen los mejores. Esta vez no se fue los mejores del mundo ni los peores de todos.

El proyecto de Antonio Cintra, respaldado por Liberman y otros propietarios de Uruguay, quizá no termine acá y sea sólo el comienzo de  nuevos planes. El de Latinoamérica no será más un turf de cabotaje con patrones como Liberman y compañía, animados a jugar fuerte.

¿Cola de león o cabeza de ratón? fue la opción durante mucho tiempo. La otra posibilidad es querer ser cabeza de león y trabajar para eso. Los Liberman se despiden ahora de la cría a gran escala, donde han sido líderes,  pero dejan el linaje de La Pomme a otros criadores que seguramente lo aprovecharán.  

No hay que dramatizar. Perder es el resultado más habitual en las carreras de caballos. Se está acostumbrado, por eso la alegría inmensa con que se festejan los triunfos, la mayoría de las veces esporádicos.

Las victorias se recuerdan para siempre y las derrotas se olvidan al día siguiente dando paso a nuevas ilusiones.

Ajuste Fiscal y El Patriota despertarán nuevos sueños mañana mismo. Donde haya una carrera habrá un desafío. ¿Volarán a los Estados Unidos? ¿Viajarán a Uruguay para buscar un puesto en el Latino? ¿Volverán a Dubai el año que viene? Lo dicho. Hace instantes terminó un sueño y ya estamos pensando en los que vienen.

Un saludo,

Julio Guimaraes

Ajuste Fiscal, octavo

El Patriota 8°