(Foto Dubai Racing Club & Neville Hopwood)

En territorio de camellos, el caballo es el rey / Don Guima

 Comienza la semana de la Dubai World Cup, el emprendimiento hípico gestado hace 26 años por el Sheik Mohammed Al Maktoum para posicionar, junto con otras acciones, al emirato que gobierna entre los polos turísticos y comerciales más importantes del mundo.

Dubai no tiene petróleo, o al menos la cantidad que muchos creen, por eso Maktoum, considerado un visionario, entendió hace tiempo que la prosperidad vendría por otros rubros, como el del relax, el esparcimiento, el paisaje, la construcción y el establecimiento también allí de una zona libre, con la bienvenida a muchísimas empresas internacionales. De hecho, gran parte de la población de Dubai es extranjera.

La DWC nació hace 26 años y este va por su 25 realización tras la cancelación del año pasado por el Covid 19. Desde entonces ha sido el festival de carreras al cual todos aspiran a llegar. No tiene el glamour del Arco de Triunfo o el señorío de Royal Ascot, pero tiene millones. Y muchos. Las carreras integrantes de la Dubai World  Cup lleva repartidos más de 500 millones de dólares en premios, nada menos.  

Dubai hace todo a lo grande. Rascacielos, shoppings, aeropuertos e hipódromos. Meydan, reemplazante del viejo Nad al Sheba, es una obra maestra de la arquitectura en sí misma. Allí correrán aspirantes a cracks mundiales el próximo sábado. Allí volverá a estar Maktoum, el dueño de Godolphin, acaso la escuadra de caballos más grande del mundo, esta vez sin la compañía de su esposa, la princesa  Haya y hermana del rey de Jordania,  con quien mantiene un conflicto personal bastante agitado. Ocho veces ha ganado Maktoum la DWC a través de los caballos de Godolphin, incluidas las dos últimas versiones. El sábado tendrá tres opciones en la pista.

Habrá caballos llegados desde los cuatro puntos cardinales pero faltará público en las tribunas, que parecerán ahora más inmensas que nunca. Habrá también caballos sudamericanos compitiendo por la fama y la fortuna, como los uruguayos Ajuste Fuscal,  El Patriota y los  argentinos Roman Rosso y For the Top.

Ajuste Fiscal tiene lo que le falta a muchos de sus rivales de la Copa del Mundo. Posee el título de Caballo del Año en su país. Veremos, pues, para cual puesto de la clasificación alcanza serlo. El caballo entrenado por el brasileo Antonio Cintra y propiedad de Guillermo y Samuel Liberman, tuvo un tropiezo  de salud hace algunas semanas por suerte ya superado. No es esta versión de la DWC la más dura de la historia. Sus contrincantes pueden perder contra cualquiera 

El Patriota ira por el Derby, con la ventaja de la experiencia y el deber de otorgar kilos a sus adversarios, por ser mayor. También lo prepara Cintra y lleva los colores de La Pomme.

Hay puntos en común entre El Patriota y los argentinos  Roman Rosso y For the Top, además de ser sudamericanos. Roman Rosso y For the Top ganaron el Nacional de Palermo y El Patriota hizo lo mismo con el de Maroñas. También han sido los mejores potrillos de sus generaciones. 

Roman Rosso compitió en Argentina, EE.UU. y en los Emiratos Árabes. Conoce el territorio. Casi es local en el Godolphin Mile (G2), de Meydan. Lo mismo vale para For the Top, nominado para los 3200 metros de la Dubai Gold Cup (G2).

En las próximas horas se adjudicarán los puestos de salida para la DWC y el miércoles será el Desayuno con las Estrellas, un evento donde  se mezcla lo social y lo deportivo en el hipodromo del desierto.

Un mes después de la fiesta en Arabia Saudita donde un caballo ganó diez millones de dólares por cruzar  primero, Dubai pone a consideración lo suyo. Exhibe sus músculos al mundo. Y en territorio de camellos y beduinos el caballo volverá a ser rey.

Un saludo,

Julio Guimaraes