Copa Bullrich, el remate donde se venden los campeones / Don Guima

Copa Bullrich a la vista. La venta ya tiene sus fechas en el almanaque. 27 de Abril; 11, 12, 13 y 18 de Mayo por un lado. 15 y 17 de Junio por otro. Siempre en el Tattersall del Haras La Pasión.
Comprar caballos en Copa Bullrich es asegurarse cruzar el disco. Es un lugar en el mundo. Un mega acontecimiento hípico seguido con atención aquí y en el exterior.
Se le pregunta a Bullrich dónde radica la importancia de la subasta y responde: "Los 15 años de trayectoria y los grandes campeones que se vendieron y su relevancia internacional. Nuestra compañía es la única de la región miembro de SITA, (Society of International Thoroughbred Auctioneers),
lo cual posiciona a la Copa Bullrich como la venta internacional más esperada del año”.

-¿Qué clase de caballo buscás para incorporar a tus remates?

-Esencialmente, depende de la época del año y el tipo de remate. En Mayo la selección es exhaustiva para incluir sólo caballos de buena conformación y el mejor pedigree posible. 

Se trata de la venta selección, en cuyos 15 años de trayectoria ha comercializado grandes y memorables campeones. 

En síntesis, se trata del remate con más clásicos en su historial. 

-¿Qué diferencia habrá entre los caballos de Mayo y Junio?

-Ninguna. Un mes es mucho tiempo para la preparación de un potrillo, por lo cual si no se encuentra listo en mayo, es probable que pueda estarlo en junio. Del mismo modo ocurre en agosto, septiembre, octubre. 

En definitiva, se busca que los mejores productos lleguen en su mejor forma a la venta, sea Mayo o Junio; o bien el segundo semestre del año. 

-¿Cuánto impactó la pandemia, con una economía cerrada, en la venta de caballos?

-Muchísimo. Afectó terriblemente las ventas. Lo único que salvó la venta de los caballos de carreras ha sido el fanatismo y el amor del mercado argentino por el SPC. El factor presencial es fundamental a la hora de elegir un potrillo. La tangibilidad representa un gran factor de concreción al momento de la compra. 

-¿Fue más difícil vender en la temporada anterior? ¿Qué cambió para ahora, si es que es optimista?

-El cambio fundamental es que jamás antes habíamos sufrido una pandemia, que nos obligó a adaptarnos en tiempos verdaderamente acelerados. Hemos podido mantener el liderazgo a través de la incorporación de nuevas tecnologías que permitieron continuar con el proceso comercial. Es fundamental para el horizonte 2021 saber que hay carreras, eslabón esencial. El hecho de poder tener remates presenciales combinados con las pre-ofertas online, potenciará el éxito final, brindando mayor visibilidad por mayor tiempo de los productos en cuestión. 

 

-¿Los premios de las carreras y el costo de la manutención influyen  en el precio que se paga por un potrillo? ¿Premios bajos caballos baratos? 

-Por supuesto. Los premios son el motor de la industria como bien sabemos. Pero, a pesar de estar en crisis tenemos carreras. La ilusión es lograr sacar el crack y venderlo al exterior o bien correr carreras destacadas en el mundo manteniendo el caballo con propiedad Argentina. Todo esto es cada vez más posible hoy gracias a la globalización de la actividad más allá de la pandemia; con vistas a un mediano – largo plazo.

-¿Las grandes casas rematadoras venden en cuotas? 

-En el mundo no, ya que viven en países sin inflación y con una economía estable. Seguramente haya arreglos particulares entre compradores y vendedores. Cabe comprender que las condiciones de venta no se ven alteradas por la necesidad de créditos, factor determinante de tales contextos que permiten el planeamiento y previsión sin alteraciones. 

-¿Si no se vendiera aquí en cuotas se venderían menos caballos o bajarían los precios?

-Buena pregunta.  Es casi una cuestión lógica, se venderían menos caballos pero los precios no variarían. 

-El año pasado dijo que al remate había que ir con 250/300 mil pesos para tener chances. ¿Con cuánto habrá que ir en Mayo?

-Mayo es otra historia, La Copa Bullrich de Mayo en 2020 perdió su esencia porque no pudimos hacer la debida selección al encontrarnos en los estadios más crudos y difíciles de la pandemia. Este año la esencia y la selección están intactas, con lo  cual los valores a considerar serán mayores a esos montos.  De todos modos, hay muchos caballos que ingresan a la venta sin bases, con lo cual siempre es posible participar y poder acceder a algún ejemplar interesante. 

¿Cuando vuelva la normalidad, los remates volverán a ser puramente presenciales o convivirán con la modalidad online?

-Como lo he mencionado en alguna de tus otras preguntas, estoy casi seguro que la parte online no va a desaparecer sino que se fortalecerá; como complemento del remate presencial, potenciándolo y enriqueciéndolo. 

Es importante comprender la psicología de un remate, donde cobra un valor gigante la posibilidad de revisar en persona la conformación de cada producto por agentes y compradores. 

-¿En qué momento del año se comienza a trabajar la venta de mayo?

-A fines del año anterior, con definiciones de fechas e inspecciones a partir de enero y demás mentas. 

-¿Cuántos lotes tendrá el catálogo de Copa Copa Bullrich?

-Si hablamos de Copa Bullrich propiamente, nos referimos a 450 y 500 caballos durante todo el año. En abril y mayo serán aproximadamente 200 caballos. 

-¿Cuándo se conocerá el libro de ventas?

-30 días antes de la venta tendremos el libro impreso y 40 días antes la versión digital disponible online y en redes sociales. 

-¿Cuánto le cuesta promedio a un criador poner en el ring de ventas a un producto?

-Considerando todo el proceso previo en el haras, estamos hablando de montos entre $500.000 y $600.000.

-¿Como criador, alguna vez se arrepintió de vender un caballo?

-Me arrepiento de cada caballo que vendo. Pero al mismo tiempo, disfruto cada venta y el posterior proceso de verlo correr. En cada producto se va un pedazo de corazón. 

-¿Cuánto es lo mínimo que alguien puede ofrecer durante  una puja? ¿Tomaría ofertas de 500 pesos?

-Por respeto al criador no tomaría una oferta por debajo de la categoría y valor que considero un caballo puede tener.