Intransitable. Se pararon las carreras en La Plata por el mal estado de la pista / Don Guima

¡Correr allí y después morir! Así de destrozada estaba la cancha del hipódromo platense al mediodía del jueves, lo que determinó que los jockeys forzaran la cancelación de la reunión por el peligro latente a sufrir accidentes. Luego de las lluvias y sin mantenimiento, la pista se convertía entonces en una trampa para jockeys y caballos. 

Desde temprano los pilotos hicieron un reconocimiento del terreno y confirmaron lo que se veía a simple vista. Rápido comenzaron a viralizarse los vídeos de la cancha maltratada por las lluvias y por una administración que no la atiende como debiera.

El anuncio oficial de la suspensión habló de una medida consensuada con los jockeys, pero fueron los jinetes quienes presionaron para no correr para cuidar el pellejo. Fue el hipódromo el que debió cuidarlos sin que ellos alzaran la voz, ocupándose del mantenimiento de la pista. 

La pregunta es si el hipódromo hubiese suspendido el programa per se de no mediar la inquietud de los jockeys.

Asimismo, las autoridades del Bosque supeditaron la realización programa del 7 de febrero a resultas de los trabajos en la  cancha para su recuperación.