El Laboratorio Único del turf ya está en la agenda de la lotería bonaerense / Don Guima

La creación de un Laboratorio Central para el turf ya es un tema que forma parte de la agenda de trabajo en la lotería bonaerense. Iniciativa impulsada por la Unión Hípica, que integran Criadores y Propietarios, propone un solo taller donde se realicen los test antidoping de las carreras de Palermo, San Isidro y La Plata.
Sobre el asunto se habló este vierned durante una reunión entre Omar Galdurralde, presidente de la lotería bonaerense, y dirigentes de aquellas entidades. Julio Mentiteguy, Horacio González, Ricardo Soler, Rafael Pascual, Tatino Ibañez, Mariano Fragueiro y Dario Serino estuvieron en el encuentro donde Galdurralde se mostró interesado con proyecto que busca salvar la imagen del turf, mal visto por la enorme cantidad de casos de doping registrados últimamente en en sus carreras.
Se propondrá que ese laboratorio único, con el más alto grado de excelencia, sea el del hipódromo de San Isidro para cubrir todas las carreras de los tres hipódromos centrales.
La lotería bonaerense es el órgano de aplicación de San Isidro y La Plata, mientras que Lotba es el Palermo. Actualmente, el laboratorio de San Isidro se ocupa de controlar las carreras realizadas en el hipódromo del Jockey Club, el Cenard hace lo propio con las de Palermo y el de la facultad de La Plata, donde constantemente se rompe el cromatógrafo, tea las del Sur.
Para la Unión, alcanzar la meta de un laboratorio central sería coronar una aspiración que la industria ha tenido en los últimos 40 años.
Cuantos más análisis pueda realizar ese laboratorio más cerca estará de obtener una certificación por parte de la Federación Internacional de Autoridades Hípicas con lo que el turf argentino dejará de enviar sus Grupo 1 a Francia para ser estudiados.
El proyecto siguiente sería convertirlo en un laboratorio regional, para dar servicio a otros hipódromos de países vecinos.
Durante el encuentro en la casa ubicada en Eduardo Costa, también se trató la necesidad de reactivar la comisión de seguimiento de la ley del turf, paralizada desde hace años. Esa comisión, integrada por representantes de la política y de la industria, no solamente debería auditar el destino que se le da a las asignaciones recibidas por el sector a través del Fondo de Reparación, sino también presupuestar acciones a futuro dentro de los parámetros contemplados en la ley.