He Runs Away quedó a medio cuerpo de ganar un clásico en Australia / Don Guima

En otra actuación superlativa en Australia, He Runs Away quedó a medio cuerpo de ganar la Christmas Cup (L-2400 mts), resuelta en Randwick. Fue segundo a medio cuerpo de un hijo de Frankel  que costó 1,1 millones de dólares australianos en remate de yearling.

El segundo lugar del caballo argentino, ahora en un clásico, lo muestra sumamente competitivo y en ascenso a los siete años, una edad en la que muchos comienzan la curva descendente.

He Runs Away ganó sus últimas cuatro de seis en Australia y las dos que perdió fue segundo y tercero.

La Christmas Cup fue una prueba de cien mil dólares para repartir y el caballo argentino fue de 58 kilos. Completó el recorrido en 2.28.

La campaña del que fue Caballo del Año 2016 en la Argentina tuvo altos y bajos en el cuarto exterior. No pudo ganar en Dubai, perdió todas en las que participó en Hong Kong y encontró en Australia de la mano del cuidador de Winx una nueva realidad.

He Runs Away descansará un mes y medio para volver a atacar en 2021. Su campaña aún está en construcción.