Foto símbolo

Deborah Toledo recibió dos meses más de suspensión _ Don Guima

Deborah Toledo sumó otros dos meses de suspensión para presentar caballos a su nombre en los hipódromos oficiales, ahora por el positivo a una sustancia de la categoría 3 en la lista de las prohibidas detectada en Velaris, ganador a su cargo en la tercera carrera del 28 de septiembre en Palermo. La nueva suspensión se agrega a las dos anteriores, por los casos positivos de King Slew y Nixon Joy en el Gran Premio Estrellas Classic y el Juvenille, detectados por un laboratorio francés

El caso de esta vez fue informado por el Cenard y Toledo utilizó el derecho a su defensa. Toledo estará afuera de los programas hasta el 19 de de diciembre de 2021 y el caballo parado hasta el 23 de noviembre próximo.

Toledo usa la licencia de preparadora para presentar mayoritariamente los caballos del stud San José del Ecuador y ella misma ha declarado que su función en ese equipo se relaciona sobre todo con la logística, una función no se aproxima a la de entrenamiento profesional de los caballos de carrera.

El nombre de Toledo, pues, se suma ahora al del casi centenar de cuidadores o representantes de cuidadores suspendidos por no atenerse a la letra del Articulo 36 del RCG de Palermo, por ejemplo, que habla sobre los tratamientos no autorizados.

Más allá del caso de Toledo, el turf necesita depurase, repasar y repensar conceptos. La lucha contra el doping no debe ser una expresión polítiticamente corrrecta sino una acción a fondo de todos los sectores comprometidos. Repudiar el doping y la búsqueda de ventajas antideportivas debe ser un deber del burrero de cualquier tipo, dueño, criador, jockey, trabajador o apostador. Ahí si debería haber una grieta. Los que se pongan a favor o en contra turf.

Controles, investigación y un laboratorio único de primer nivel serán algunas las herramientas. Además de sincerarse.