Deja la fusta Antonio Fabián Rivero, un Caballero del Turf - Don Guima

Jockey de lujo Antonio Fabián Rivero, que cuelga la fusta luego de más de 1900 carreras ganadas y una larga trayectoria. Antonio se baja de la montura para el desempeño de su campaña profesional, pero seguirá siendo jockey siempre. Porque ser jockey no significa necesariamente apilarse en una montura.

El turf le permitió a Rivero gozar de un nombre rutilante en el turf platense y él lo cuidó con honor. Lo sigue haciendo. Rivero ganó Nacional, Selección, Dardo Rocha y llegó a lo que pocos: ser considerado un maestro, fuera y dentro de las aulas en la escuela de jinetes. Maestro es quien educa, cuida, aconseja, apoya, forja. Lo ha hecho bien.

Largo de físico, Rivero luchó siempre con el peso, pero no le impidió balancearse en la montura. Su cuarto de hora como jockey top duró años. Últimamente, estaba más dedicado a la docencia que a las carreras. Gane o pierda será una anécdota de este martes en el Bosque.

Rivero se va pero no se va. Sigue siendo hombre de referencia, comprometido con la industria. Y allí estará, cada vez que alguien necesite conocer la visión diferente de un hombre que conoce el turf platense, porque lo vivió y lo ayudó a mejorar desde el deporte y la cultura.

También te puede interesar ... Nacional.

 

Un saludo,

Julio Guimaraes