No existe un Nacional malo. Habrá uno mejor que otro / Don Guima

No existe un Nacional malo. Habrá uno mejor que otro, pero Nacional malo no existe.

Por circunstancias obvias, el de este año podría titularse como "Es lo que hay". Ya pasó con otras grandes carreras del mundo, donde los procesos selectivos para encontrar al mejor potrillo salieron lastimados por la pandemia.

Durante 2017 en Argentina nacieron 6267 caballos y llegarán al Derby el 0,23 por ciento. Casi dos de cada mil.

Se anotaron 14 esta vez Siete ganadores de una y seis perdedores. Ninguno clásico.

No hay Nacional malo. Hay Nacional distinto. No te estoy macaneando.

Dejame ponerme en los zapatos de los dueños. Compraron un caballo el año pasado, lo mandaron al stud, comenzó la doma, algunos fueron precoces, otros necesitaron más tiempo, algunos cruzaron y otros estaban en eso cuando saltó la cuarentena. De marzo a septiembre vivir apechugando, pagando pensiones, postergando sueños hípicos y familiares que son terribles;  tapándose la boca con la mano o el barbijo para no emitir mil maldiciones. 

Y un día volvieron las carreras. El tuyo ganó una. Sacó la cabeza. Otro la perdió, pero el sueño sigue intacto.

Imagino que te llamó el cuida para confirmarte que lo anotó en el Nacional. En un tiempo inolvidable, alguien recordará 2020 por doble motivo. Imagino que ya está pensando en qué ponerse para ir a la foto. ¿Cómo se viste uno para la ocasión? 

Faltan pocos días para el 28 de noviembre,  en Palermo. Hay gente en los studs pidiendo al pingo querido que no se les "manque pal' Nacional". 

No habrá Triplecoronado esta vez. Es lo que hay. De última podemos hacer una Triple Corona para los caballos de 4 años en la temporada que viene y vemos si sale uno.

Si nos cuidamos, si zafamos de la segunda ola, si somos solidarios el Nacional 2021 puede ser distinto, como siempre. 

No quiero ser autorreferencial. Estoy internado con Covid Positivo, con neumonía y algunos síntomas. Me voy a perder el Nacional. Acaso pueda seguirlo por Internet. Estoy seguro de que el dueño del ganador, el cuida, el jockey, vos peón,  llorarán a moco tendido en el pesaje. Seguro yo también lloraré al verlos. Será como acompañarlos en el sentimiento. Estamos sensibles, todos.

El año que viene, con la vacuna todo estará mejor y volveremos a disfrutar in situ de todos los placeres de la vida. También del Nacional. ¡Qué duda cabe!

Un saludo,

Julio Guimaraes