Bueno, Smith y Rodríguez hacen buen equipo

Dos jockeys uruguayos y un entrenador británico, unidos para ganar / Don Guima

Arranca una nueva temporada de carreras en Bahrein y esta vez con la particularidad de que dos jockeys uruguayos se sumarán a la competencia.

Edinson Rodríguez y Carlos Bueno llegaron hace un par de semanas a Manama para unirse al equipo de Allan Smith, el cuidador británico que está a cargo del Royal Stables. Serán seis meses de trabajo y ambos tendrán su bautismo de fuego en pocas horas, cuando este viernes salgan a la pista.

Rodríguez y Bueno aceptaron el desafío de abandonar Ia zona de confort que en sus vidas significaban Maroñas y Las Piedras para descubrir una hípica diferente, a 13.000 kilómetros de casa.

Irene Guimaraēs y Marcelo Blanco alentaron el proyecto y Smith los recibió en la isla casi con alfombra roja.

Rodríguez tendrá cuatro montas y otra Blanco, además de conducir un caballo de otro preparador.

Habla Blanco: "Hace dos meses era sólo un sueño poder estar alguna vez en un lugar como este y ahora se está cumpliendo el sueño de toda la vida. Soy un agradecido de todos los que me ayudaron a venir y de mi esposa, que se quedó sola en Uruguay con mis tres nenas y con quién hablamos mucho para tomar la decisión. Es un sueño cumplido estar acá, correr, trabajar para Mr Allan, con caballos de primer nivel y chaquetillas súper importantes. Todo lo que pueda hacer será poco para corresponder. Vamos a dar todo lo que tenemos. Tenemos ganas de que nos salgan bien las cosas, aprender y disfrutar de esta oportunidad única.

"Mr. Allan nos ha tratado muy bien desde que llegamos. Tiene la sencillez de los grandes. También Paul, su hijo. Acá se trabaja fuerte, de manera muy profesional, al detalle para que el caballo esté de la mejor manera'.

El equipo de Smith comienza a ejercitar sus caballos a las 3 de la madrugada y suelen ser las 7 de la mañana y siguen vareando. Entrenador campeón en Dubai y actualmente con un escuadrón de cien ejemplares, Smith obtuvo un triunfo significativo con Dark Power el último febrero en Saudi Arabia, cuando ganaron la carrera del millón de dólares para los velocistas.

Rodríguez casi tampoco puede creer lo que está viviendo y la palabra Gracias la incluye en cada frase.

"Estamos esperando con ansias el debut, disfrutando de esta experiencia y del aprendizaje. La adaptación fue muy rápida; yo pensé que nos iba a costar un poquito más. Acá cambian muchas cosas. Cambia la manera de varear. A los caballos se les dedica el tiempo que sea necesario. En promedio, 40 minutos a cada uno. Estamos muy agradecidos por la oportunidad que nos han dado y pondremos todo para que los buenos resultados salgan a la luz", cuenta Rodríguez, quien está en campaña para conseguir yerba mate antes de que se le acabe.

La manera de entrenar los caballos es diferente que en Sudamérica. Los caballos salen en grupos de diez o doce, para marchar, trotar o galopar, algunos días a la mano derecha, otros a la mano izquierda, algunos días en la arena y otros en el césped.

Para Blanco y Rodríguez este viernes será inolvidable.

Carlos Bueno, vareando

Rodríguez con Dark Power, un caballo millonario

Un saludo,

Julio Guimaraes