Jockey Club. Hace 37 años Ball Fighter salió de perdedor en la más brava / Don Guima

Habrá que ir muy atrás en la historia para encontrar un Gran Premio Jockey Club con cinco potrillos perdedores en las gateras y habrá que ver si en los anales aparece un registro similar al que se dará el próximo sábado en el hipódromo de San Isidro. No es natural que ocurra, pero esta temporada marcada por el Covid tampoco es natural.

Cinco potrillos, entonces, buscarán repetir la hazaña de Ball Fighter en el 83, cuando salió de perdedor en la más brava.

Era un alazán con tres patas y lista blanca aquel pupilo de Juan Bianchi. Era el muleto, pues el Mago también tenía en la pista a El Asesor, que venía de ganar la Polla con Marina Lezcano. Era hijo de Snow Ball, el alazán padrillo de Alfonso Amat. Era el año en que Fatly ganaría el Nacional.

Obra maestra del Puma Sarati, atacando abierto en recta tras venir balconeado. Obras de arte las fotos tomadas por Pedro Luther en el disco y la premiación, presidida por Roberto Vasquez Mansilla y César Iraola. Los Luther justamente festejarían años más tarde su propio éxito en un Jockey Club.

Pasaron 37 temporadas desde entonces. Pasó de todo. Pasó una vida. Dale click al vídeo que acompaña esta nota. Pasen y vean.