Yazamaan, padrillo líder (foto de Gustavo Duprat)

Haras Gina Santa Rosa sacará a la venta este jueves hijos de cotizada sangre europea / Don Guima

Presenta producciones de Yazamaan (Galileo), Buenos Días (Peintre Celebre) y la primera generación de Zerfaal (Dubawi)

La crianza del caballo de carrera peruano vuelve a ponerse en carrera. Las recientes importaciones de muy cotizadas líneas le dan un nuevo aire al siempre pujante medio rimense, que ahora busca expandir su mercado al resto de Sudamérica con la apuesta de padrillos europeos, con un pedigrí realmente excepcional.

Este jueves, el Haras Gina Santa Rosa, con 14 años liderando la estadística de criaderos, pondrá a remate un lote de 30 productos de 2 años en su ya tradicional Subasta de las Estrellas, un acontecimiento hípico social que este año será virtual debido a la circunstancias. “La pandemia no nos puede frenar. Tenemos que adaptarnos a los cambios y, como dice la canción: Si del cielo nos caen limones, debemos aprender a hacer limonada”, dice Jan Franco Balarezo, a sus 33 años, CEO de la cabaña que ha producido grandes caballos al deporte, como Laredo, Morena, Private Affair y recientemente Barón Rojo, héroe del Derby Nacional 2019.

“Lo que era nuestra gran reunión hípico – social, la hemos convertido en un evento virtual, donde la gente pueda apreciar a nuestros caballos en una antesala nunca antes vista, con exhibición de los productos a subastarse y premiación on line de los mejores de nuestros mejores caballos del año pasado. Y luego empalmamos con el remate en sí, para que la gente, no solo de Perú, sino del resto de Sudamérica pueda ofertar libremente por whatsapp a los teléfonos que hemos habilitado”, explicó.

Serán 30 productos nacidos en el 2018, hijos de Yazamaan (GB, Galileo), Buenos Días (IRE, Peintre Celebre) y la primera generación de Zerfaal (GB, Dubawi). Pero además, habrá hijos de Power World (USA, Distorted Humor), Empire King (USA, Empire Maker) y la última producción del reciente padrillo del año Minister’s Joy (USA, Deputy Minister), muerto tempranamente.

Yazamaan es un viejo conocido. Es uno de los 13 hijos de Galileo en todo el mundo que ha producido ganadores de G1, al igual de otros como Nathaniel, Teófilo, New Approach o nuestro conocido Sixties Icon. Será la octava producción de un padrillo que ya tiene más de 100 hijos ganadores en Perú, 17 de ellos de categoría clásica.

Buenos Días, en tanto, sorprendió en su primera generación con Mazarín, Campeón de 3 años en césped en 2019 y múltiple ganador de Grupo. Este año, con solo pocas crías debutantes, ya tiene a Parabellum, ganador en su debut por 10 cuerpos de ventaja y en 57s70 para el kilómetro de Monterrico.

Con Zerfaal hay cifradas esperanzas. Es el primer hijo de Dubawi en Perú y eso ya es decir bastante. Pero además es hijo de la generosa Dhelaal (Green Desert), por lo tanto, es propio hermano de Makfi, campeón de 3 años en Europa, ganador de las 2000 Guineas británicas y abuelo paterno de Mishriff, ganador del Prix du Jockey Club francés de este año.

Pero también destacan los hijos de Power World, otro Distorted Humor que se abre paso en Sudamérica, como antes lo hicieron sus hermanos Endorsement, Fortify y Drosselmeyer. En su primera generación es padre del ganador clásico Floyd y de los también clásicos Puertorriqueño, Vida Dura y Kobain.

La producción podrá verse en el siguiente enlace: https://cutt.ly/kgw3hAR y las pre ofertas se pueden realizar a los siguientes whatsapps: (+51) 924945464, 992086310 ó 999770000. La Subasta de las Estrellas 2020 va de la mano con la Agencia Fallow, por lo que es garantía de calidad.

“El Haras Gina Santa Rosa ha tenido muchos lauros internacionales, como la victoria con Laredo en el Pellegrini y los éxitos de Morena en las pistas y luego en el criadero como madre de Creator, siendo la única yegua sudamericana en producir un ‘coronado’ en los Estados Unidos; creemos que este lote está en ese nivel y no dudamos que aquí se esconde un futuro campeón”, agregó Balarezo.

“Nuestro objetivo es hacer que la hípica sudamericana vuelva a tener esa presencia que ha ido perdiendo con el paso de los años. Las nuevas generaciones no se han conectado con el deporte como sí lo hicimos nosotros, siguiendo una herencia familiar. Y creo que debemos aprovechar esa tecnología, que en esta pandemia la hizo indispensable de la noche a la mañana, para sacarle provecho, romper esas barreras y unirnos. Desde el Haras Gina Santa Rosa nos presentamos formalmente para establecer puentes y hacer sinergía con los demás criaderos sudamericanos. La experiencia nos demuestra que es el mejor camino para enfrentar las crisis y salir adelante”, puntualizó.