CAMINE se suma al Consejo Agroindustrial Argentino / Don Guima

La Cámara de la Industria Nacional Equina (CAMINE) celebra y agradece su inclusión en el Consejo Agroindustrial Argentino (CAA), entidad que nuclea a las cámaras e instituciones más importantes del sector agroindustrial con el objetivo de aumentar su aporte a la economía nacional, generando 100.000 millones de dólares en exportaciones y sumando más de 700.000 nuevos empleos.

“Es un gran logro para CAMINE ser reconocida como industria por una institución que hoy está muy activa acercando ideas al Gobierno para sacar el país adelante”, afirma al respecto el presidente de CAMINE, Eduardo Novillo Astrada. Y agrega: “La cría y cuidado de caballos y todas las actividades ecuestres generan alrededor de 400.000 empleos en el país, es una verdadera industria a cielo abierto con un enorme valor agregado. Preparar un caballo para ser utilizado en el campo, en equinoterapia o en cualquiera de las múltiples actividades deportivas lleva años de trabajo y conocimiento. Domadores, veterinarios, nutricionistas, herreros, talabarteros, alambradores, ingenieros agrónomos, transportistas… es interminable la lista de oficios y profesiones involucrada”.

Se estima que en la Argentina hay 3 millones de caballos y su calidad es muy reconocida globalmente. El turf y el polo son las vidrieras que atraen cada año a inversores y amantes de los caballos de todo el mundo. En 2019 la Argentina exportó 2.970 caballos en pie por un total de 28 millones de dólares, es decir que el valor promedio fue de casi 9.500 dólares por caballo. En ese plano, la industria equina aun tiene mucho para aportar. Con condiciones favorables para la exportación, el conocimiento y el talento argentinos podrían redundar en un mayor ingreso de divisas que alimente el círculo virtuoso de la producción agroindustrial.

La Cámara de la Industria Nacional Equina fue creada el año pasado y tiene como principal objetivo trabajar por una industria regulada, con elevados estándares de bienestar animal y buenas condiciones para sus trabajadores, para que el caballo sea un factor de arraigo en los pueblos y ciudades del interior del país.