Dos caballos fenomenales volvieron para que viva el show de las carreras / Don Guima

La del sábado de súper acción en San Isidro fue la historia de dos cracks que volvieron a ganar después de no correr por un largo tiempo. Uno viniendo de los EEUU. El otro volviendo desde Gualeguaychú. Uno con entrenador consagrado. El otro con uno que recién empieza. 

Village King y Elogiado son dos capos. Geniales en lo suyo. Village King ganó un Jockey Club aquí un Stakes en el  país del Norte. Elogiado se mudó de stud y de provincia; cambió de cuidador. La sigue rompiendo en la recta.

Village King regresó de USA con temperamento de puntero. Ganó de bandera a bandera el clásico Progreso (G3), tras mantenerse fuera de las pistas por año y medio.

De soñar con correr bien el Progreso a ilusionarse  ahora con el Pellegrini hubo 2  minutos 27 segundos. En realidad es un sueño que comenzó apenas bajó de la bodega de un avión en Ezeiza.

El Progreso se ganó corriendo a un ritmo propio de Copa de Oro, sin gran velocidad a lo largo de su milla y media. Aunque sobre la misma distancia son carreras diferentes al Pellegrini, donde los punteros van a fondo desde el comienzo.

Village King lució diferente en el Paddock al que ganó el Jockey Club en 2017. Por lo pronto ya no lo trenzan. Y está más armado desde lo físico. 

Le ganó por ocho cuerpos a Millone, con Global Big, otro caballo de Dany, ubicado  tercero. Etchechoury tuvo 6 ganadores. Más del 40 por ciento de la reunión fue suya. Histórico.

Fotos Gentileza Hipodromo de San Isidro

Con Elogiado, Marcos Roberti ganó otro clásico de grupo. Antes, uno de la larga. Ahora uno de la corta, la especialidad que más le divierte.

Patrón de la recta, el caballo de Santa Elena regresó luego de diez meses sin correr para ganar el Cyllene (G2) por el pescuezo sobre Shamgar. Más importante que el rival es haber vencido a la inactividad.

Roberti se hizo cargo de caballos que con otros preparadores estaban en la cresta de la ola y con su preparación los mantuvo en lo alto. Y eso es otro tema para subrayar. Sobre todo si es cierto que es más difícil mantenerse arriba que llegar.

El GP Maipú (G1) se hará a fin de mes. Seguramente Elogiado buscará allí ganar su quinto gran premio y Roberti el segundo de su vida.

Un saludo,

Julio Guimaraes