¡Campana de largada! Arriba el telón / Don Guima

Llegó el momento tan deseado. Cuando a la una de la tarde de hoy suene la campana de largada de la primera carrera de Palermo habrá comenzado también una nueva normalidad para el turf argentino.

Turf en pandemia, turf de protocolos, turf en condiciones nunca antes vistas. Sin público en las tribunas, con barbijos en todo momento, con códigos establecidos para no arriesgarse al Covid-19. 

Hasta que llegue la vacuna habrá que adaptarse.  Habrá que andar con cuidado. Cuidándose y cuidando. 

Se viene un tiempo lleno de desafíos. Desde hoy el turf local se enfrentará a lo desconocido. En el mundo la industria hípica pasa por semejantes situaciones y todos los días escribe una historia nueva. De a poco, está haciendo de la anormalidad una normalidad. Aquí pasará lo mismo.

Más de cinco meses sin carreras fue una eternidad. Sobre todo para el que trabaja en esto. También para el fanático, a quien el Covid le quitó su cable a tierra.

Que vuelvan las carreras, aún en condiciones excepcionales, impactará en el ánimo de quienes necesitan recuperar algo de lo que tenían y la pandemia les quitó de golpe.

Apostar un boleto, descubrir un ganador, emocionarse otra vez con un final de bandera verde servirá para  sentirse vivo de  nuevo. 

Las tribunas repletas que alguna vez vieron correr a Grey Fox y Botafogo ahora estarán vacías. Peladas de gente.

Acaso nunca nadie imaginó un Nacional o un Pellegrini en silencio, a puertas cerradas, que es lo que se viene.

¿Durará mucho? ¿El público se adaptará pronto? ¿Los dueños resistirán no poder entrar a los hipódromos para ver ganar a sus caballos? ¿Caerá aún más la popularidad de las carreras? ¿El cambio aplicará para reinventar el espectáculo? ¿Cuáles serán las desventajas de un turf no presencial y cómo superarlas?

Muchas preguntas. Las respuestas llegarán pronto. Mientras tanto, ¡Campana de largada! Arriba el telón.

Un saludo,

Julio Guimaraes

Programa Oficial