Golpe a la ilusión (pero esto recién empieza) / Don Guima

Golpe a la ilusión. No pudo ser. Miriñaque rindió menos de lo  esperado en la Pacific Classic (G1) y por primera vez en su vida cruzó el disco detrás de cuatro caballos. Pero no cuatro rivales cualquiera. 

Llegó quinto, a tres segundos de distancia de Maximum Security, que es uno de los campeones mundiales  de la categoría, y a 12 cuerpos de Higher Power, ganador del Pacífic Classic del año pasado. 

Tampoco fue que cruzó quinto al tranco, en una actuación que lo sacudió de su modorra competitiva y lo tuvo en otro hemisferio.

Si Miriñaque llegó a medirse con rivales  de los más fuertes en plaza fue porque se ganó el derecho a hacerlo. Alguna vez había que chocharlo para medirlo y ver dónde se está parado.

Los caballos son para divertirse. Fue y será entretenido competir, por más que no acompañe el resultado. 

Esto recién empieza para la segunda etapa en la campaña del Caballo del Año 2019 de la Argentina. Lo mejor puede estar por venir.