Escándalo mundial. Los dueños de Maximum Security pidieron a Arabia Saudita que paguen el premio ganado por su caballo o lo descalifiquen de la Saudi Cup

De Hipismo mundial.com .- Poco más de 48 horas después de conocido públicamente el comunicado del Jockey Club de Arabia Saudita (JCAS ), en el cual advierten que darán curso al pago de todos los premios correspondientes a los ejemplares que figuraron del 2º al 10º lugares en la I Saudi Cup (King Abdulaziz , 1800m, US$20.000.000 ), disputada el pasado 29 de febrero , apareció la reacción de los propietarios del Campeón Maximum Security (16, New Year’s Day en Lil Indy, por Anasheed), una sociedad que conjuga a Gary West y la poderosa operación mundial Coolmore . El escrito que firman ambos, West y Coolmore , plantea en términos precisos que el JCAS debe proceder a definir, de una vez por todas, si paga o no el premio, en base a las pruebas realizadas al ejemplar antes y después de la carrera. Debe destacarse que en honor a la verdad, Maximum Security fue sometido a pruebas antes de partir desde EUA hacia Arabia, luego al llegar a Arabia y, finalmente, una vez cumplido su compromiso de carrera en la citada I Saudi Cup . Pues bien, en el comunicado, los propietarios refieren que, en repetidas ocasiones, les han pedido a las autoridades hípicas sauditas que revelen el resultado de dichas pruebas, con el fin de terminar con el “asunto”, añadiendo que, si está positivo a cualquier droga prohibida se proceda a su descalificación, pero que en caso contrario se proceda a ratificar su triunfo, haciendo efectivo el pago del premio correspondiente, que asciende a US$ 10.000.000.

 

Señalando que no está claro que es lo que la investigación del JCAS pretende conseguir, al mismo tiempo el comunicado señala que no existe evidencia pública alguna que certifique que Maximum Security actuó bajo el efecto de drogas prohibidas. “El procedimiento standard en América, Europa, Suráfrica, Australia, Nueva Zelanda, Japón, Hong Kong y Dubai es realizar pruebas a los ejemplares buscando la presencia de sustancias prohibidas y/o ilegales y descalificar aquellos que se encuentren positivos a dichas sustancias en pruebas post-carrera”, se afirma en el documento. “Este nivel de transparencia, aceptado internacionalmente, es vital para la integridad del deporte hípico. Sin embargo, es igualmente importante y seguro que el resultado de una carrera se oficialice en tiempo y forma, pagando los premios si los ejemplares resultan negativos (a sustancias prohibidas). Esas son las reglas con las que operan los centros de carreras más importantes, pero no es, aparentemente, el modo en que procede el JCAS con la I Saudi Cup. Nunca antes había ocurrido algo así en la historia de la hípica mundial ”, agrega el comunicado, que no da concesiones.

 

Además de pedir, a través de sus abogados y en múltiples ocasiones, al JCAS que se publiquen los resultados de las pruebas realizadas a Maximum Security , las cuales fueron ejecutadas en Francia y Hong Kong, West y Coolmore advierten que “también hemos solicitado una muestra (split ) para que podamos llevar a cabo las pruebas, pero ese pedido ha sido denegado, algo que nunca sucedería en EUA”. Expresan claramente que, si Maximum Security dio positivo a cualquier sustancia ilegal o prohibida, ello debe ser de conocimiento público y, por supuesto, el caballo descalificado, restándole total importancia a cualquier investigación que esté realizándose. O sea, las pruebas están, ustedes conocen los resultados, luego entonces procedan en base a ellos. Más claro no se puede.

 

Como algo extraño en el comunicado se refiere que el 29 de abril recibieron una carta de “investigador privado ” contratado por el JCAS para investigar si era procedente el pago del premio de Maximum Security . “Si esta carrera la decide un “investigador privado”, esta sería la primera vez en la historia de las carreras de caballos que esto ocurre. Las carreras siempre se han decidido en el hipódromo y ratificadas por las pruebas post-carreras. Esto se acepta universalmente, con la posible excepción del JCAS”, señala el comunicado.

 

Para finalizar, el escrito asegura que toda esta especie de “investigación secreta” que ejecuta el JCAS no hace sino atentar contra el respeto y la fe de la comunidad hípica internacional, añadiendo que además afecta la reputación de la carrera (Saudi Cup), así como también la del Campeón 3 años 2019 de EUA.

 

La verdad es que esta “novela” se ha alargado mucho y hace rato que el JCAS debería tener una respuesta oficial y definitiva. ¿Cuántos querrán participar en la siguiente versión? El premio es elevado, pero si no se concreta es puro “humo” y ningún esfuerzo por ganarla valdrá la pena.