María Cristina Muñoz galardonada con el Pellegrini del Año 2019 / Don Guima

"Estar nominada como Cuidador del Año ya está bien; ganarlo estaría bárbaro. Pero yo quisiera que le den los premios a Miriñaque, porque se lo merece". Días pasados María Cristina Muñoz se sinceraba así con Don Guima ante la consulta sobre sus expectativas por los premios Carlos Pellegrini, donde estaba ternada.

María está en Del Mar, preparando al desde ahora Caballo del Año 2019 para correr el Pacific Classic, el 22 de agosto. Desde allí siguió  la premiación por Internet. Cuando anunciaron su nombre como destinataria de una Mención Especial de las que entrega la Comisión de Carreras de San Isidro, muchos habrán pensado que esa designación la sacaba de la carrera por el premio al Cuidador del Año, finalmente otorgado a Jorge Mayansky Neer. Por eso fue sorpresa  y aplausos cuando Miguel Crotto la distinguió con el máximo galardón del turf argentino. 

María se convirtió en la primera entrenadora en ganar la Polla de Potrillos y el Gran Premio Nacional. También es la primera mujer condecorada con el Pellegrini del Año.

Desde California dedicó el premio a su padre -"que está en el cielo", dijo-, a sus propietarios y a todos sus colaboradores.

"Cada caballo es una obra de arte", sostuvo María mientras agradecía al Jockey Club y recordaba también una de sus frases de cabecera. "Si actúas con el corazón, el universo se encargará del resto".

Pero lo visto, el universo se ocupó de lo que hacia falta en la vida de María Cristina.