El turf renueva la ilusión. Comienza una nueva temporada de servicios en los haras / Don Guima

Empieza una nueva temporada de servicios. Los padrillos comienzan a hacer lo suyo en los haras argentinos, derivando en miles de nacimientos de caballos a partir de julio del año próximo. ¿Pero cuántos miles? En los últimos tiempos declinó el número de nacimientos debido a las decisiones de los criadores de  achicarse. Según el Stud Book Argentino en 2019 hubo 6200 nacimientos contra 8200 denunciados en  2014, marcándose un descenso lento y constante durante esos cinco años. 

La economía y la falta de previsibilidad en el sector hípico se juntan para explicar un poco aquella caída y muestran una industria que temporada  tras temporada se contrae.

Algunos haras grandes han bajado la cortina y sus planteles de yeguas absorbidos por otros establecimientos de cría que siguen adelante.

La buena noticia, porque las hay, es que muchos continúan invirtiendo y llegan padrillos desde afuera. El impulso tiene más que ver con el entusiasmo y la pasión que con la caja registradora. O la espalda de cada cual.

Lucullan, Long Island Sound, Legión de Honor, Sixties Song, Hi Happy, Seahenge, Reride, Mask son sólo algunos de los padrillos más nuevos que comenzarán a dar servicios. Pero hay más.

Abolengo es de los haras top con uno de los planteles más largos. 

"El plantel de madres creció un poco. Tenemos la suerte de contar con padrillos probados y nuevos de primera producción en las pistas en este accidentado 2020. Cosmic Trigger arrancó espectacular y John F. Kennedy mantiene las expectativas a pesar de haber debutado bien sólo un potrillo. Los más nuevos requieren apoyo. Long Island Sound y Legión de Honor. Daddy Long Legs es nuevo acá, pero probado en Chile. Y Lizard Island consolidado por varias temporadas en el top 10 local dando servicios el La Pasión. Por lo tanto, cubriremos idealmente la totalidad del plantel", mencionó Julio Menditeguy. "Luego, seguramente hacia fin de año venderemos alrededor de 20/25 para no crecer desmedidamente".¿Y cuántas son las madres de Abolengo? Aproximadamente 260.

Firmamento, donde ahora viven Hit it a Bom, Super Saver y Remote entre otros, cubrirá a todo el plantel. " Si, se sirven todas excepto un puñado que paren muy tarde y quedan para el año que viene. En Sierra de los Padres tenemos 236 yeguas ", contó Ezequiel Valle.

Siempre según el SBA, en 2009 nacieron 8450 potrillos casi un 25 por ciento más respecto del año pasado. Argentina supo ser el cuarto productor mundial, ahora es el quinto.

En El Paraíso, " la idea es  tratar de seguir adelante y servir las yeguas, ya que tenemos toda la organización y los padrillos. Y veremos el año que viene cómo viene la mano. Si sigue todo así no va a quedar otra que reducir", declaró Victoria Pueyrredón.

También Alberto Stein le dará servicio a todas las yeguas madre de La Leyenda de Areco, que son 62.

La reducción vendrá por el lado de los criadores chicos, no comerciales, aquellos con cuatro o cinco yeguas, con más libertad para irse. Dejan de criar porque los números no le cierran.

Pero así como están los que se achican, otros se agrandan. Es el caso de El Mallín. "En el año 2017, que son los caballos que se vendieron ahora, se sirvieron 36 yeguas; en el 2018 pasamos a 42. En el 2019, que son los que están naciendo, 52, y este año serviremos 69. Sumamos en 2019 un padrillo más con Puerto Escondido y la idea es tener  o entrar en otro padrillo para 2021", cuenta Antonio Bullrich.

También Nachito Pavlovsky tiene previsto crecer en Carampangue y La Manija. "Yo estoy sirviendo más, pero porque estoy loco", acota con algo de humor.

Para Pablo Zavaleta, de Vacación, "esta temporada va a ser igual como mínimo a la de 2019. Espero los criadores argentinos sigan adelante".

Los potrillos que comenzarán a gestarse en este tiempo de pandemia tendrán su Nacional en 2024. Para entonces se vivirá una nueva mormalidad. Habrá que ver qué impacto tiene en los haras argentinos.

Reride