Stradivarius ganó la carrera que debió perder. ¡Y ahora, que se venga Enable! / Don Guima