El hijo de una yegua argentina se vendió en US$ 1.750.000 en Japón / Don Guima