El hipódromo de Río Cuarto aprobó el primer examen / Don Guima

Río Cuarto dió el primer paso. Se convirtió en el primer hipódromo en volver a organizar carreras en épocas de pandemia. El esfuerzo de quienes trabajan para el turf de esta zona del país rindió sus frutos. La tarea encarada desde la política también.

Río Cuarto se sacó un aprobado en este primer examen con mucho barbijo, distanciamiento social y nada de público. En algunas semanas pasará otro. 

Al cabo de las carreras programadas hubo ganadores. La mayoría perdió. Fue segundo, tercero o no placé. Pero al hípico lo que le importa es tener su caballo en acción, generando adrenalina, siempre.

Desde la organización de carreras, el hipódromo de Río Cuarto todavía puede dar más, pero esos son temas para analizar en otro momento.

Matías Olivero, Director de Equinos Córdoba, fue uno de los responsables del regreso de las carreras a esta provincia. Y junto con su padre Hernán ya está trabajando para que otros escenarios del territorio nuevamente se llenen de carreras. Su trabajo desde la política rindió frutos.

"En lo personal significó una oportunidad de gestionar por todas las vías y medios posibles visibilizar una industria absolutamente  desconocida para los dirigentes políticos del Gobierno; que comprendan que era indispensable hacerse cargo del reclamo digno de 430 trabajadores; que en el Hipodromo del Jockey Club Río Cuarto estaban dadas las condiciones sanitarias para competir, lo que es sinónimo de producción", señaló el funcionario.

Volvió el turf a Río Cuarto y volvieron los triunfos de los hijos de Qué Vida Buena, que ganaron cuatro.