El caballo de la ciudad le dió una alegría a toda Nueva York / Don Guima