Tuvo lugar la mejor carrera del año en Ascot. Carrera histórica / Don Guima

En una carrera que tuvo un cierre  fabuloso, épico, histórico, Circus Maximus ganó el Queen Anne Stakes (G1) y le dió al maravilloso Galileo otra victoria de primer nivel.

Para los amantes del turf mundial, el desenlace de una cabeza en favor del crack sobre la yegua Terebellum fue lo mejor que se puede esperar de una carrera de caballos. Porque fue la lucha de titanes: Galileo vs Sea the Start, Moore vs Dettori,  Magnier/Tabor/Smith vs Maktoum, Gosden vs O'Brien.

Fue una batalla de alto vuelo desde los 300 metros finales al disco; en un instante pareció que todo sería para la yegua, pero el ganador del St. James’s Palace pudo un poco más.

El Queen Anne Stakes fue la carrera más importante del día de apertura de Royal Ascot, resuelto sin público en las tribunas por primera vez en la historia.

Carrera de paladar negro