Los barbijos llegaron al turf para cuidarnos y para quedarse /.Don Guima

Hace años que los jockey participantes en las carreras de St. Moritz están acostumbrados a taparse el rostro con  barbijos. Lo hacen con tapabocas, antiparras tipo sky y caretas también. No es para protegerse de un virus; lo molesto viene por el lado de las condiciones climática en esa zona de Suiza, galopando bajo la nieve.

Desde hace algunos meses, por el Coronavirus, la mayoría de los jockeys debió adaptarse rápido a una medida de seguridad que está entre las primarias de cualquier protocolo de seguridad.

Los barbijos ya forman parte del turf mundial; llegaron para quedarse hasta el surgimiento de una vacuna contra el Covid-19.

En Chile y Uruguay ya los probaron en carrera y en la Argentina los jinetes los usan durante el entrenamiento.

¿Es molesto llevar un barbijo mientras se vuela a 60 km/h? ¿Produce ahogos?

Desde Montevideo Julio César Méndez cuenta su experiencia: "El tema es ponerse uno correcto, para no tener problemas con la respiración y que no se empañen las antiparras. Existen unos lavables de Goma Eva muy buenos. Luego, el tema es adaptarse".

El jockey argentino Juan Villagra coincide con Méndez. "Al principio son molestos, pero es hasta que te adaptás; después ya no molestan. Los celestes son mejores, más finos, entra mejor el aire. Igual no pasa por si molesta o no molesta; hay que usarlos por protección y para prevenir el contagio por el virus", mencionó el jockey, quien está preocupado por la pandemia.

Chupino Noriega también aportó su visión. "Enseguida nos vamos a acostumbrar. Por supuesto que no es lo mismo carrera que entrenamiento y ahora con el tema del frío seguramente se van a empañar más las antiparras; pero la verdad es es que no tengo mucho problema yo y eso que tengo mucho por donde oxigenarme. No vamos a tener muchos problemas".