Golpe a la ilusión. Heroína igual / Don Guima

Conocí a Sottsass en el paddock de ParisLongchamp el año pasado, diez minutos antes de largarse el Arco. Lindo caballo. Le hubiera apostado € 1 si no hubiese estado Enable en la carrera. Nunca juego más de eso. De todas maneras lo hubiera perdido, porque cruzó tercero quien entraba a la competencia portando una victoria en el Prix du Jockey Club.

Entonces, estábamos todos  los que amamos el Arco. Los argentinos y uruguayos que vamos siempre. Los ingleses. Los japoneses. Había pocos norteamericanos. Y los locales, obvio.

No fuimos ninguno este año para hacerle el aguante a Enable en su intento de ganar por tercera vez en su vida la más célebre de las carreras europeas. En realidad, no fue casi nadie. Solo los esenciales y próximos a los caballos.

Sattsass hizo el mejor trabajo de su vida en una pista que limó la fuerza de todos. Cuando en los 200 finales la fatiga comenzó  a subir por las patas de todos, Sattonass estuvo allí para sacar provecho.

Ganó Sottsass en su segundo Arco. Pronto será padrillo. Es hijo de Siyouni, cuyo servicio cuesta € 100.000. Su madre es una Galileo.

Enable sucumbió en el intento de ganar su tercer Arco de Triunfo. Lo corrió cuatro veces. Ganó dos y fue segunda en otro. Más rápido que tarde se conocerá a qué padrillo irá a visitar. Sus dueños seguro que ya tienen la decisión tomada.

Frankie Dettori esta vez ensayo en Salto del Ángel desde la montura de Enable ni una reverencia. Sí abrazó su pescuezo, como si la despidiera.

Aún tengo el ticket de € 1 apostado a Enable el año pasado. Lo guardo como   recuerdo. 

No pudo ser. Fue un golpe a la ilusión de quienes pensaron verla superar el récord de Treve, con la que aún empata. De todas maneras, gracias por tanto.

 

Un saludo,

Julio Guimaraes