¿Cómo será el turf de la nueva normalidad? / Don Guima

Cuando vuelvan las carreras sin público a los hipódromos, la prensa hípica, más que nunca, será la principal herramienta que sirva para promocionarlas, ayudando a los jugadores a decidir sus suertes en cada pase.

Será un nuevo desafío, también,  para que las editoriales apelen a su imaginación y desarrollen nuevas maneras de vincularse con sus lectores clientes de los hipódromos.

Se vendrá entonces un tiempo donde cambiarán costumbres. Ya no se comprará la revista en la puerta de Palermo, San Isidro o La Plata ni se irá a la redonda para ver el estado de un caballo. Asoma, pues, un futuro dónde la prensa digital jugará un rol de mayor impacto. El jugador necesitará de mejor y más información para decidirse a apostar y allí es dónde los medios influirán como nunca.

Cuánta más data dispongan los aficionados más jugarán, cuánta menos…

Pero los hipódromos también necesitarán desarrollar nuevos productos para "vender" sus espectáculos. Cuando vuelvan las carreras no alcanzará con que publiquen el programa oficial de cada reunión en sus portales con datos básicos.

El apostador no juega a ciegas. No apuesta por pálpitos.

Aún no se sabe cuándo volverán las carreras, lo que de alguna manera da tiempo a prepararse para esa nueva normalidad.