Ganaron 10 millones de dólares en premios en la Saudi Cup pero no les pagarán hasta que termine una investigación que vincula al entrenador de Maximum Security en una red dedicada a dopar a los caballos.