Histórica versión del Longines Gran Premio Latinoamericano; un gran premio para recordar / Don Guima

Será una versión histórica la del Longines Gran Premio Latinoamericano en San Isidro, porque no habrá marco que lo contenga o el único será el de tribunas peladas de aficionados. 

Nunca ocurrió algo similar a lo por venir este sábado en San Isidro. Se han corrido Latinos bajo toque de queda o con la tranquilidad social convulsionada  por casos de catástrofes meteorológicas o tragedias, pero jamás se dió tener que hacerlo como un hipodrómo vacío que busca no ser caldo de cultivo para un virus mortal.

Así, con la afición mirando por Tv y la congoja  por haber organizado un gran Latinoamericano para que casi nadie lo disfrute, se largará por sexta vez en la historia la carrera itinerante en la Argentina.

Pudo haberse postergado para otra fecha, esperando que la pandemia afloje, pero la OSAF decidió correrlo porque los caballos ya estaban aquí y no existía chance de reprogramarlo; además chocaria con otras carreras importantes de cada país.

Serán 17 caballos en la pista, pues se quitó de la lista al peruano Faenón, que dió positivo en el antidoping  fuera de competencia. 

Será una carrera silenciosa este Latino con mucho contenido pero vacía de vítores y voces de aliento.

Será resuelta por caballos premium, los mejores de la región, los que hubiesen merecido el aplauso del público si el panorama fuera otro.

Argentina, Brasil, Chile, Perú y Uruguay pondrán lo mejor que tienen para que en cada televisor, computadora, tablet o teléfono donde se vea la carrera se advierta el potencial del caballo carrera sudamericano.

Al final de la tarde, cuando también se haya resuelto la Longines Cup, habrá unos pocos contentos y muchos protagonistas de una historia infrecuente para contar.

El público volverá a juntarse con el Latino el año próximo, seguramente en Monterrico, postulado y aceptado por la Osaf para encargarse de la edición 2021 y que deberá ser ratificado como sede por Longines, el principal sponsors de la carrera.

El imán del Latinoamericano atrajo el interés de personalidades hípicas de los cuatro puntos cardinales, quienes desactivaron sus planes de venir al país por el Covid-19 y la necesidad de hacer un aislamiento de dos semanas. 

Louis Romanet, presidente de la Federación Internacional de Autoridades Hípicas, estuvo entre los que desistieron de venir.

Será un Latino raro, inusual, impensado, histórico por lo que significa en sí mismo y por el contexto en que se lo hace. Es lo que hay. Disfrutémoslo cómo y en dónde podamos.



Un saludo,

Julio Guimaraes