Se dió una tregua en el conflicto por el atraso en el pago de los premios / Don Guima

Si bien todavía no terminó la crisis por el atraso en el pago de los premios  que derivó en que un grupo de jockeys pararan las carreras del domingo, recibiendo sanciones por parte de San Isidro, el conflicto parece haber entrado en un impasse. 

La Gremial de Profesionales se comprometió ayer a no tomar nuevas medidas de fuerza si el hipódromo quita las sanciones  a los jinetes, a lo que San Isidro respondió dejándolas en suspenso ante el reforzado pedido de la lotería bonaerense, la agrupación Todos por el Turf y el ánimo conciliador expresado por APHARA a través de su secretario general, Diego Quiroga.

Para este martes en horas de la tarde está prevista una reunión entre todas las partes involucradas en la sede que está última asociación tiene en la calle Juramento.

La crisis llegará a su fin cuando la lotería bonaerense se haya puesto al día con los pagos atrasados que emergen del Fondo de Reparación y San Isidro, como receptor de esos dineros,  pueda distribuirlos entre los ganadores de sus carreras.

Pero entonces y aunque normalizados los premios, la experiencia habrá dejado consecuencias en sus actores. 

De hecho, ya se notan divisiones internas en la Gremial de Profesionales, con un sector de afiliados dispuesto a reemplazar a la actual conducción a partir de las próximas elecciones.

El Turf le acaba de dar al nuevo presidente de la lotería bonaerense una bienvenida que quizá no esperaba, obligándolo a mediar en un conflicto entre terceros del que su cargo también es responsable por la herencia recibida.