Se tomaron muestras para el control antidoping precompetitivo a los caballos visitantes

Los caballos chilenos y peruanos ya están en la Villa Hípica de San Isidro / Don Guima

El entusiasmo de los peruanos a la hora de correr el Longines Gran Premio Latinoamericano es cosa seria. Sus delegaciones suelen ser numerosas, tanto en cantidad de participantes como de cronistas hípicos dispuestos a cubrir el acontecimiento para sus medios.

También al turf  chileno y a sus hombres de prensa les encantan los Latino y lo demuestran cada año.

Los caballos del Rimac llegaron en las últimas horas del jueves a la Argentina y ya están ubicados en los boxes que San Isidro dispuso para los extranjeros en la Villa Hípica. Vinieron en un viaje directo desde Lima sin inconvenientes. Los caballos chilenos aterrizaron en Ezeiza este viernes y también están en el stud de tránsito que se armó para albergarlos junto con  su peonada.

Apenas llegaron a todos se les tomó muestras para hacer el examen antidoping precompetitivo. 

Ahora sólo falta que lleguen los dos caballos procedentes de Brasil y el uruguayo ganador del Ramírez.

En la villa Hípica internacional también vivirán los peones; inclusive, se acondicionó una habitación especial para mujeres. Allí se ubicará, por ejemplo, quien se encarga de Ajuste Fiscal.

Los forasteros usarán las pistas de vareo en horarios diferentes a los locales mientras estén en cuarentena.

San Isidro ya acreditó a más de 75 periodistas extranjeros; la  prensa de Brasil, Chile, Ecuador, Perú, Uruguay y Venezuela comenzará a llegar en las próximas horas.

Será una semana movida la del Longines Gran Premio Latinoamericano. El martes se sortearán las gateras, el miércoles habrá reunión de handicappers de Osaf y el jueves de veterinarios y laboratorios, mientras que el viernes se reunirán los directivos de la organización y se dará una conferencia de prensa.