Falero vivió la emoción de ganar como entrenador / Don Guima

Ganó Falero. Ganó el cuida. Ganó en La Plata con Niña Daniela, a la que Miguel Cafere le hizo el favor de presentar.

Tenía que ser con una yegua del stud Vacación con la que Falero ganase su primera como entrenador. Con una yegua a la que había montado dos veces en Palermo sacándola de perdedora cuando la atendía el flaco Udaondo.

Ganó Falero y sumó otra fecha memorable a su vida como hombre de turf, como la de su primera victoria arriba de un  caballo en San Carlos o la de su retiro en Maroñas.

Uno quiere saber qué instrucciones le dió al jockey  Da Silva cuando lo mandó a la pista."Le dije que la yegua era suya", cuenta, afónico por la euforia. "La emoción fue como ganar un Dardo Rocha; estoy muy feliz". El Rocha del año pasado lo ganó justamente como jockey.

Hasta que termine algunos trámites administrativos, Falero seguirá siendo representado por Cafere en la línea correspondiente al cuidador en los programas.

El día de Reyes fue su despedida. Ya no más cuidarse con la balanza. Ya ni más chaquetillas, antiparras o montar en los vareos. Ni a los suyos.