EL TURF COMIENZA A COBRAR LO SUYO, PERO A CUENTAGOTAS / Don Guima

La deuda es genuina y el gobierno bonaerense la va a honrar. Con reperfilamiento, en cuotas o Taca Taca, al tuf le pagarán  lo que le deben. ¿Cuánto es? Más de 300 millones de pesos. De hecho, ya le está llegando en cuentagotas. 

El turf no es una entelequia. El turf son 300.000 argentinos que trabajan, consumen, mandan a los chicos al colegio, pagan el mínimo de la tarjeta de crédito o dan laburo a otros gracias a las carreras de caballos. 

Quede claro. El turf no es timba aunque las apuestas sean su motor es título de libro.

La plata que a esta industria productiva no sustentable le transfieren los bingos para mantenerla a flote es parte de sus necesidades inmediatas. Sin ese aporte probablemente hubieran menos carreras en la provincia de Buenos Aires. Y menos carreras equivale a menos trabajo. De hecho, quedó demostrado con el cierre de la actividad en Azul

Recuperado el circuito de cobros, más adelante, será necesario pensar en lo importante y eso tiene que ver con el desarrollo para no seguir viviendo de prestado.

La crisis por el atraso en los pagos del Fondo volvió a desnudar esta semana ciertas divisiones en algunos sectores de la industria y apuros para notificar algo que no terminaba de ocurrir, cómo era  la liquidación de lo adeudado. 

Fue una suerte de fake news que  ilusionó a los acreedores por 24 horas para volverlos a la desesperanza más tarde. Máxime  cuando trascendió que lo ha transferir por ahora será sólo el 20 por ciento de lo atrasado para el mes de octubre. Y en el Bosque al viernes a la mañana todavía no tenían novedades, pero la versión era que les llegaría 6 millones a cuenta.

En momentos en que la provincia de Buenos Aires hace esfuerzos por no caer en default y la sociedad no iniciada en el turf mira el futuro con preocupación, el reclamo de la hípica para recuperar lo suyo habrá que hacerlo de manera constante, pero sin armar barullo. Despacito y por las piedras.

Lo bueno, si se quiere mirar la parte llena del vaso, fue que con este primer depósito el gobierno de Kicillof da una señal política de no querer abandonar al turf a su suerte.¿Alcanza? Cada uno tendrá la respuesta.

Un saludo,

Julio Guimaraes