UN CABALLO ILUMINADO Y UN JOCKEY TOCADO POR EL DEDO DE DIOS HICIERON DE MAROÑAS LA CAPITAL DEL TURF / Don Guima /

Están tocados por el dedo de Dios. Son iluminados. Hay pocos de su talla. Cada cual en lo suyo ha marcado la diferencia. Pablo Falero en el manejo de las riendas. Ajuste Fiscal ganando carreras.

Jinete y caballo nunca hicieron pareja, pero compartieron la tarde de Reyes de Maroñas recibiendo aplausos hasta del presidente electo Luis Alberto Lacalle Pou, quien se acercó al hípico entusiasmado por el espectáculo.

Ajuste Fiscal pudo haber sido Cuadruplecoronado. Se le escapó el Nacional. Antes y después ganó Polla, Jockey Club y Ramírez. Podrá ser padrillo en el haras De La Pomme después de intentar ganar el Latinoamericano en San Isidro o darse una vuelta por las pistas del Norte.

Lo admitió minutos después del triunfo Samuel Liberman, quien a  los 87 años sigue enamorado perdidamente de  los caballos de carreras.

Liberman, su hijo Guillermo también, es otro diferente. Gente que hace patria hípica, construyendo para el desarrollo del deporte desde distintos ángulos.

En la previa al Ramírez se dudaba de que Ajuste Fiscal tuviera fondo para llegar a los 2400 metros. En la cancha respondió de manera terminante. Podría haber dado dos vueltas a la pista sin cansarse. En la previa se decía que es un caballo arisco, nervioso, temperamental. Fue pura mansedumbre en el círculo de los ganadores, rodeado por todo el mundo que quería tomarse una selfie. Quien esto escribe se hizo una.

Ajuste Fiscal es obra de Cintra y de Lazo, pero también de Caroline, que lo asiste a cada hora en el stud. ¡Vamos chicas! Ella confirmó la mañana posterior a la gran batalla que el crack había descansado muy bien.

El en Ramírez el caballo volvió a ser el mismo de la Polla y del Jockey Club. Lazo lo llevó de menor a mayor, al promediar el desarrollo le pidió un poco más de compromiso competitivo y en la recta terminó con las aspiraciones del brasileño Bobby Q de ganar de punta a punta.

Lo venció por siete cuerpos. En los últimos cien metros corrió para el Hall of Fame. Esos cien finales deben haber sido de los más emocionantes para Guillermo Liberman, siguiendo la carrera desde el exterior.

Más de medio Maroñas alentó a Ajuste Fiscal, cuyo nombre asustaría a cualquier hijo de vecino. Más con un presidente en el hipódromo.

Digresión: ¿Sabrá Lacalle Pou que el turf también es una actividad deficitaria y que la operación hípica de Maroñas en el último ejercicio perdió seis millones de dólares?

Liberman padre disfrutó de la victoria en Maroñas  junto a su nieta recién llegado desde Punta del Este.Vivió otra de sus grandes tardes hípicas en un hipódromo al que contribuyó en grande a ponerlo en el mundo. En el ranking de sus emociones burreras habrá que ver dónde ubica la de Ajuste Fiscal comparadas con las de Gentlemen y Asidero.

Existe un vídeo que se estrenó en ocasión de que Samuel Liberman fuera distinguido por Longines por su contribución al Turf ; es un repaso a su vida de turfman y burrero. Si alguien lo subió a YouTube merece ser visto de inmediato.

Ajuste Fiscal puede ser el gran caballo que Uruguay necesita para ganar un Gran Premio Latinoamericano en el exterior. Si en la arena es bueno, dicen que para el pasto es mejor. Tiene dos meses para prepararse.

¿Y después? Y después a dar la vuelta al mundo. ¿Ascot? Porqué no.

La mañana del Ramírez en Buenos Aires, La Pomme recibió en su haras al número 1 de Ascot, Francis Broke. Fue un encuentro de cortesía.

La mañana siguiente al Ramírez, Ajuste Fiscal fue tapa de los diarios El País y El Observador. Y Ovación le dedicó once de sus dieciséis páginas del suplemento. Además, fue trending topic en twitter.

Maroñas recibió menos aficionados este año pero rompió su propio récord de apuestas. Se jugó poco menos del equivalente a un millón doscientos mil dólares. Más que en la reunión del Pellegrini.

Pablo Falero colgó la fusta para siempre. Comienza el mito. La leyenda.  Debiera estar entre los primeros de la fila para entrar al Salón de la Fama del Turf argentino o uruguayo aún por crearse.

El presidente Lacalle Pou lo galardonó después del Ramírez, donde cruzó cuarto. Falero se sacó cien selfies con su público. Este cronista al que podrán calificar de cholulo le hizo firmar un autógrafo en medio de su camisa; una Giesso blanca que saldrá de circulación y irá a parar junto con otros tesoros hípicos.

Algunos están tocados por el dedo de Dios. Por la varita mágica. Son iluminados. Ajuste Fiscal tiene muchas carreras por ganar. Falero ninguna más, como jockey. Sólo como jockey.

Un saludo,

Julio Guimaraes