EN EL ESPÍRITU COMPETITIVO DE DANCING AGAIN SE EXPLICA PARTE DE SU ÉXITO / Don Guima


Dancing Again bien podría llamarse "Corazón valiente", porque corre impulsado por su espíritu competitivo más que por su físico.
Cuando su cuidador, un hombre de la guardia vieja que sabe hacer mucho con poco, logra ajustarle las clavijas, Dancing Again genera producciones como la de su triunfo en el clásico Ayacucho (G 3), en los 2500metros de Palermo.

Lo ganó luchando. Fue una victoria a pura furia sobre Balompié, que ahora defiende los colores de La Gran Fortuna.

Dancing Again estrenó jockey: Martín Valle estuvo en su silla, para pedirle que hiciera fuerza sólo cuando valía la pena.

En el opuesto, a la altura donde hace muchos años estaba el cartel de vinos Tomba, el caballo de Alfaro corría último, pero no muy lejos.
Desde atrás, entonces, fue remontando y en la recta definió mano a mano con el ex del stud S. de B.

Es un caballo manso de arriba, pero difícil de manejar de abajo. Vive en un stud ubicado a dos cuadras de Campo 2. ¿Es crack? La palabra no lo define. En tal caso es la clase de pingo que muchos quisieran tener para divertirse.