Foto símbolo

DA SILVA CALIFICÓ DE ARREBATO LA ACCIÓN EN QUE LE SACARON LA FUSTA / Don Guima

Según trascendió, el jockey José Aparecido Da Silva se habría disculpado ante la comisión de carreras del hipódromo de La Plata por no dejar constancias del inconveniente sufrido en el final del Gran Premio Joaquín V. González, donde montó a Megawatt. Sostuvo, dicen, no haber tenido intenciones de prestarle su fusta a Luis Vai, piloto de Joy Filoso, y que sufrió el arrebato de esa herramienta, usando tal palabra para describir la acción.

Da Silva fue suspendido por cinco reuniones debido a que no comunicó en tiempo y forma ese inconveniente y lo atribuyó al hecho de no haber encontrado a un funcionario del hipódromo entre la multitud de personas presentes en la zona donde habitualmente se realiza ese trámite, aquel 19 de noviembre.

La aclaración de Da Silva va en sentido inverso a lo comentado por Luis Vai en redes sociales, donde aseguro que el brasileño le pasó la fusta a su pedido como gesto de compañerismo al ver que su caballo corría sin chances.

El hipódromo ya había suspendido a Vai por 30 fechas apenas advirtió la maniobra.

En el supuesto caso que Vai ganara el gran premio tras haberse asegurado una fusta ajena, la Comisión de Carreras lo hubiese distanciado.

No fueron pocos quienes en redes sociales opinaron que el Reglamento General de Carreras no prohíbe puntualmente el intercambio de fustas entre los jockeys, pero hay que recordar un pasaje fundamental de aquel código que textualmente señala.

"Los casos no previstos en el RGC serán resueltos a mayoría de votos de la Comisión de Carreras o el Comisariato, los que quedan facultados para adoptar todos los medios que consideren convenientes para mantener la corrección y normalidad del espectáculo hípico".