EN SÓLO UN MOMENTO, FALERO LOGRÓ HACER LLORAR DE EMOCIÓN AL PUEBLO BURRERO / Don Guima

Uno, que no es nuevo en esto del periodismo, hasta duda en informar primero si Sólo un Momento ganó el Dardo Rocha o mencionar adelante a Falero, como el artífice de la verdadera noticia.

Uno se pregunta si los mil aplausos iban para el caballo de Nachito Pavlovsky o para el campeón de los jockeys, en su mejor despedida del Bosque.

Ganó un gladiador de las pistas, señores. Un artesano de las victorias. Elija usted el concepto y póngaselo a cualquiera. A los dos le quedarán bien.

Sólo un Momento pasó toda su vida deportiva luchando contra caballos de buenos para mejores. El triunfo inmenso le llega a los seis años, premio al esfuerzo, a la dedicación, al poner corazón cuando no había salud con qué seguir avanzando.

Pablo ganó por última vez en el hipódromo de La Plata luego de una campaña de largos 38 años yendo a montar de aquí para allá. El hombre no hizo del Bosque su refugio, pero en cada visita se llevó algo valioso: si no eran triunfos era el cariño del burrero platense.

Nachito Pavlovsky está viviendo un sueño despierto. Viene de festejar el triunfo de Blue Prize en el Distaff. La victoria de Pinball Wizard , al que crió, aún está caliente. Y ahora suma su tercer Grupo 1 en 20 días con Sólo un Momento.
A veces el destino parece escrito.

Por compromisos Falero tenía para correr a otros caballos en el Dardo Rocha, pero se borraron y le quedó la montura del de Pavlovsky a disposición. Se conocían del clásico Vicente L. Casares, de Palermo, cuando llegaron segundos.

Falero ganó antes dos veces el Dardo Rocha, pero este tiene el sabor especial por ser el de final de campaña. El domingo se había despedido ganando de Paraguay. Antes lo había hecho en Las Piedras. Tendrá una carrera homenaje en Palermo y luego colgará la fusta en Maroñas. Dan ganas de llorar por su retiro. Habría que regalarle el disco y que se lo lleven al patio de su casa.

Sólo un Momento tiene todavía más desafíos. A mano el Carlos Pellegrini, donde Falero podría montar a un caballo del que tiene parte, o esperar a ser nominado para el Longines Gran Premio Latinoamericano, que se corre en marzo en San Isidro.

 

 

Un saludo,

Julio Guimaraes